Así queda el mapa político israelí tras el escrutinio del 97% de los votos

Así queda el mapa político israelí tras el escrutinio del 97% de los votos

por Ana Jerozolimski / Publicado el 24 de Marzo de 2021 a las 14:25

Los resultados definitivos de las elecciones parlamentarias israelíes de este martes 23 de marzo, se sabrán recién este viernes. Ello se debe a que falta aún el escrutinio de los votos “en doble sobre” (diplomáticos en el exterior, soldados en sus bases, presos, enfermos internados y equipos médicos en los hospitales, además de los aislados por la pandemia), que son aproximadamente 450.000.

Lo ya seguro es que votaron 4.420.677 ciudadanos, o sea el  67.2% de quienes tenían, por edad, derecho a voto.

Varios puntos claves, tras el escrutinio del 97% de los votos, las papeletas comunes: 

-Aún no puede saberse quién será el próximo Primer Ministro de Israel ya que el gobierno emerge de la conformación de la Kneset, Parlamento. Y aún no puede descartarse que algún partido, o algunos de los legisladores electos, cambien de bando. 

– El partido Likud del Primer Ministro Netanyau es el mayor del mapa político israelí, con 30 de los 120 escaños de la Kneset. Netanyahu es indudablemente el jefe de partido más popular de Israel.

-Ello no le basta para formar coalición, ya que en Israel lo que cuentan son los bloques.Y por ahora, Netanyahu no tiene mayoría de la mitad más 1 de la Kneset. 

– En números, así se dividen los bloques ( y lo explicaremos en detalle)

Bloque pro Netanyahu 52. Si se le suma Yemina (7), llega a 59 de los 120 de la Kneset.

Bloque anti Netanyahu 56. Si se le suma el partido árabe Raam (5), llega a 61, la mitad más 1.

– El  bloque encabezado por Netanyahu está  compuesto por el Likud (30), el partido haredi Shas (9) , el haredi ashkenazi Yahadut HaTora (Judaísmo de la Torá) (7)  y el Sionismo Religioso (6).Juntos tienen  52 escaños. Aún si se le agrega Yemina del ex Ministro Naftali Bennett, que obtuvo 7, no llega a mayoría. 

-A Yemina de Bennett hay que mencionarlo por separado, ya que simboliza cierta ambivalencia. Por un lado, es indudable que ideológicamente, está más cerca del bloque Netanyahu que del opositor. Por otro lado, es un duro crítico del Primer Ministro, y su campaña fue como candidato a Primer Ministro en su lugar. De todos modos, parecería más natural que transe en su exigencia de que Netanyahu ya no esté al frente , porque ideológica y políticamente le sería menos natural ser parte de una coalición “del otro lado”.

– En el bloque opositor, que estos días se está llamando “bloque de cambio”, de 56 escaños, hay mucha mayor heterogeneidad ideológica y política que en el “pro Bibi”. Está compuesto por el partido centrista Yesh Atid encabezado por el ex periodista Yair Lapid , que obtuvo 20 escaños y es el segundo más grande de Israel, Kajol Lavan de Beni Gantz (7), Avodá (el partido laborista) (7) , la Lista Conjunta (partido mayormente árabe, pero que tiene no pocos votantes judíos) (6), Israel Beiteinu de Avigdor Liberman (6) , Tikva Jadasha del ex ministro del Likud Gideon Saar y Meretz ,la izquierda sionista (6).

O sea que en el mismo lado, el “anti Bibi”, hay partidos de centro (Yesh Atid), izquierda (Meretz), centro izquierda (laborismo), un partido mayormente árabe (la Lista Conjunta) , y dos partidos de ideología de tinte de derecha en temas relacionados al conflicto con los palestinos  (Israel Beiteinu y Tikva Jadasha). Para que puedan formar gobierno, alguien debería renunciar a promesas de campaña, para hacer posible que todos se sienten juntos. 

La pregunta a la que aún no se puede responder, es en qué bloque ubicar al partido Raam, árabe islamista, encabezado por el Dr, Mansur Abbas, que obtuvo 5 escaños. Aquí hay algo similar a lo mencionado antes, del otro lado, respecto a Bennett de Yemina. Mansur Abbas era hasta hace unos meses miembro de la Lista Conjunta, que era una unión de 4 partidos. Se escindió, defendiendo la necesidad de un diálogo distinto, tuvo contactos con Netanyahu y dijo pública y explícitamente que no está comprometido con ningún lado y que irá con quien dé mayores beneficios a su público, la ciudadanía árabe israelí.

Está clarísimo que Netanyahu intentará atraerlo , prometiéndole mucho. No es necesario que sea parte integral de la coalición, lo cual seguramente no aceptaría el Sionismo Religioso ni el propio Raam. Pero bastaría con que Raam se ausente del plenario al votarse la presentación del gobierno.

Por otro lado, aunque sus votantes quieren los beneficios, cabe dudar que quieran que Netanyahu forme gobierno, un gabinete que en algunos temas puede ser más problemático para los árabes que el saliente, más que nada por ciertos elementos en el Sionismo Religioso.

–      El nuevo Parlamento estará muy fragmentado, lo cual dificultará más aún el mantenimiento de una coalición estable. En la Kneset saliente hay 8 partidos. Ahora fueron electos 13.

Hay mucho más para analizar.

Esta es una primera lectura, en base al escrutinio del 97% de los votos.

Ana Jerozolimski
(24 Marzo 2021 , 14:25)

Fuente: https://www.semanariohebreojai.com/articulo/4186

Be the first to comment

Deja un comentario