A 80 años de la masacre de Babyn Yar, investigadores ucranianos sacan a las víctimas del anonimato

(JTA) – Durante la mayor parte de su vida, toda la información que Igor Kulakov tuvo sobre sus bisabuelos paternos fue su foto, sus nombres y el hecho de que habían sido asesinados durante el Holocausto, cuando la masacre de Babyn Yar.

La suposición de su familia siempre había sido que Sheindle y Mordejai Sova fueron fusilados en Babyn Yar (a menudo escrito como “Babi Yar”), un barranco en las afueras de Kiev donde las tropas alemanas masacraron al menos a 33.000 judíos en septiembre de 1941, en una de las masacres más grandes del Holocausto.

Pero más allá de eso, no pudo desenterrar más detalles, incluso después de intentar investigar el tema en los archivos de la ciudad de Kiev. A medida que crecía, la incertidumbre comenzó a tener un efecto psicológico en él.

“Me enfermaba físicamente cada vez que necesitaba pasar cerca de Babyn Yar”, le dijo a la Agencia Telegráfica Judía.

Dos perros rondan alrededor de un monumento memorial por las víctimas de Babyn Yar en forma de menorá sobre pedestal con escalones en una amplia plaza vacía un día otoñal
Perros callejeros deambulan por el monumento de Babyn Yar el 14 de marzo de 2016 en Kiev, donde los nazis y colaboradores locales asesinaron a 30.000 judios en 1941 (Cnaan Liphshiz).

La falta de tales detalles de identificación no es inusual para las víctimas del Holocausto en la actual Ucrania, donde un pelotón de fusilamiento asesinó a alrededor de 1,5 millones de judíos entre 1941 y 1943, a menudo con un papeleo mínimo. El llamado “Holocausto a balazos” de Ucrania ocurrió de manera más esporádica, rápida y caótica que en los campos de exterminio. Hay tan poca información sobre lo que sucedió en Babyn Yar que el número total de muertos, incluidos judíos, pacientes psiquiátricos, prisioneros de guerra, presuntos nacionalistas ucranianos y comunistas, oscila entre 70.000 y 100.000 víctimas.

El proyecto Nombres ha recopilado hasta ahora datos sobre unas 18.000 personas que murieron en Babyn Yar. De ellos, solo unos pocos miles tienen archivos personales completos. La información sobre muchos de los demás es irregular, a veces limitada a nada más que sus nombres, según Alexander Belikov, investigador principal del centro.

La escasez se debe a una combinación de factores, incluida la falta de documentación alemana, el daño masivo de los archivos de Kiev durante la guerra, décadas de confusión cuando Ucrania era parte de la Unión Soviética y una metodología de archivo obsoleta que minimizó la importancia de las historias individuales.

“En el período soviético, y también a veces después de eso, la metodología histórica en Ucrania puso muy poco énfasis en los individuos, a pesar de los primeros esfuerzos de algunos investigadores por darles rostro a las víctimas”, dijo Belikov.

Cuando Kulakov consultó los archivos en busca de rastros de sus bisabuelos, todo lo que encontró fue un registro de víctimas de la guerra civil de la era soviética que incluía su apellido, última dirección conocida, año de nacimiento y dos números de serie: 1868 y 1869.

“Ni siquiera tenía sus nombres de pila”, recordó.

Retrato de Igor Kulakov
Igor Kulakov se enteró del destino exacto de sus bisabuelos paternos gracias al Proyecto Nombres del Centro Conmemorativo del Holocausto de Babyn Yar. (Cortesia de Kulakov)

Gracias al proyecto, Kulakov se enteró de que sus bisabuelos eran comerciantes de alimentos al por mayor y viajaban a menudo para organizar envíos desde el campo a la ciudad. En uno de esos viajes, durante la hambruna del Holodomor de 1932, acogieron a una niña hambrienta cuya madre ya no podía mantenerla.

La investigación también ayudó a determinar que Mordejai y Sheindle no murieron en Babyn Yar después de todo. Habían desobedecido la orden de presentarse a la deportación, que en realidad era un llamado a que los judíos fueran detenidos por asesinato. Fueron traicionados a la policía en octubre de 1941 y ejecutados en el acto, pero no antes de que la mujer cuya hija salvaron los convenciera de separarse de su propia hija Freuda, la abuela de Kulakov. Su lugar de enterramiento está en la calle Nyzhnii Val en Podil, un barrio en el centro de Kiev no muy lejos de su última dirección conocida.

Los investigadores pudieron reunir esta historia siguiendo pistas para ubicar información en archivos físicos en toda Ucrania. También utilizan varios algoritmos de búsqueda para extraer archivos digitalizados. Parte de la información sobre Mordejai y Sheindle provino de un consejo que condujo a archivos en la ciudad ucraniana de Fastiv, que resultó ser el lugar donde los Sova compraban sus productos.

“Entrevistaremos a familiares para obtener pistas y luego lo referenciaremos con archivos relevantes”, dijo Beilokov.

Otras víctimas a las que el proyecto sacó del anonimato incluyen a Aba Yakovlevich y Clara Abramovna Kaganovich, una pareja judía que tenía 48 años cuando fueron asesinados en Babyn Yar. En las semanas posteriores a la invasión nazi, utilizaron sus conexiones (Aba era un jurista prominente) para conseguir que su única hija y su esposo recién casado tuvieran un lugar a bordo de un tren que se dirigía a Rusia.

Habiendo logrado eso, no hicieron más intentos de escapar ellos, dice su archivo. El equipo del proyecto obtuvo una copia del testimonio del conserje del edificio de la pareja, quien dijo que después de que llegó la orden de deportación, los “ayudó a subir a bordo” de un carruaje tirado por caballos con destino a Babyn Yar.

Los investigadores esperan tener eventualmente una página web para cada víctima identificada, completa con la historia de su vida y una imagen. Kulakov admite que conocer los detalles de los últimos días de Mordejai y Sheindle es espantoso y que todavía evita Babyn Yar incluso ahora.

“Pero es mejor saberlo, mucho mejor”, dijo. “Solo cuando sabes tienes alguna esperanza de seguir adelante. Eso es cierto para una persona individual y es cierto para una nación en su conjunto”.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Fuente: https://www.enlacejudio.com/2020/09/25/a-80-anos-de-la-masacre-de-babyn-yar-investigadores-ucranianos-sacan-a-las-victimas-del-anonimato/

Be the first to comment

Deja un comentario